Email marketing internacional: Los requisitos legales para conquistar el mundo

Email marketing internacional: Los requisitos legales para conquistar el mundo

Tu país ya no es suficiente, te ha quedado pequeño.  Decides ampliar horizontes y empezar a enviar mailings a otros países. Has seguido todas las buenas prácticas: ha creado contenido en el idioma local, lo ha adaptado a sus costumbres, valores y cultura. Incluso estudiaste las zonas horarias para descubrir la mejor hora para impactar tus suscriptores. Todo esto suena muy bien, ¿pero y la parte legal? ¿Qué normativa debes seguir?

Email marketing internacional: expandiendo fronteras

El email marketing adaptado a las necesidades de cada país, no solo mejora las aperturas y los clicks, pero también es una muy buena oportunidad de aumentar las ventas. Para poder enviar en un país debes adaptarse a la legislación local, eso significa, que debes siempre seguir la normativa del país de tu suscriptor, independiente del país de origen del sender.

Poder darse de baja: una obligación internacional

Aquí hay algo de consenso en la legislación internacional. Es obligatorio incluir la opción de baja en todos los países. No olvides, que el proceso de baja debe ser el más sencillo y fácil posible.

Lo único que cambia de un país para otro es el plazo máximo que tienes para gestionar la baja. Mientras el gobierno holandés autoriza hasta 30 días para que se gestione la baja, España sólo concede 10 días. Independiente del plazo legal autorizado por el país, se recomienda que la baja sea gestionada lo más rápido posible.

La importancia del Header

Qué el suscriptor sepa quién envía el email no es sólo una buena práctica, es una obligación legal. Además de eso, la legislación internacional estipula que no puedes incluir información incorrecta o engañosa que inste el suscriptor a abrir tu email en el asunto o preheader.

La ley Can-SPAM establece que debes dejar claro que tu mensaje es un anuncio y no un email personal.

¿Para qué sirve la dirección?

Seguramente habrás observado que el footer de los mailings suele incluir la dirección de la empresa. Este es un requisito obligatorio en la mayoría de países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y los Estados miembros de la Unión Europea.

Permiso para enviar: una obligación en la mayoría de países.

En la mayoría de países es obligatorio el consentimiento previo para poder añadir un email a tu lista de contactos y enviarles correos comerciales.

En Canadá, Australia y los países de la Unión Europea es obligatorio el consentimiento previo antes del envío. Además de eso, estos países obligan a mantener el registro de los permisos – Ip de suscriptor, día y hora de la suscripción y url. Si algo sale mal, esta información puede ser utilizada en los tribunales y la responsabilidad de probar el consentimiento, es siempre de quién envía el email.

Además de obligar el consentimiento, algunos países, como Canadá, Alemania, Australia, Países Bajos y Francia, obligan que el consentimiento sea activo, haciendo que el típico pre check existentes, por ejemplo, al final de proceso de compra, con frases como: acepta recibir comunicaciones comerciales de la empresa XX sea susceptible de punición.

La legislación  vigente no especifica si el opt-in debe ser single o double. La única excepción a la regla es Alemania. Alemania cree que el single opt-in no es suficiente y obliga que el proceso de suscripción siempre sea hecho a través del double opt-in.

Ya la ley americana, CAN-SPAM act, no obliga el consentimiento previo, lo único obligatorio es que el email incluya la posibilidad de darse de baja.

Algunos países, como por ejemplo Brasil o India todavía, no tienen legislación específica para envíos masivos de email. Click aquí si quieres conocer más información sobre las leyes anti-spam en otros países.

¿Y  los transaccionales?

Hay un vacío legal cuando hablamos de emails transaccionales. Las leyes reguladoras están pensadas para guiar los envíos masivos de emails – envíos de newsletters promocionales, anuncio de nuevos productos, etc, no especificando que hacer con los envíos transaccionales – confirmación de envíos, reservas de vuelos o recuperación de contraseña. Debido al tipo de comunicación estos emails están exentos de la normativa citada anteriormente.

¿Qué puede pasar si incumplo las normas?

Violar la normativa tiene su precio y este puede ser muy alto dependiendo del país. Las multas por no cumplir la ley varian, dependiendo de una serie de factores, como la recurrencia y la naturaleza de la violación. En los Estados Unidos, la multa por no cumplir la ley puede llegar hasta 16 mil dólares americanos por email. Ya en España, la multa puede llegar hasta 600mil euros por infracción y en Francia 750 euros por email. En Italia la violación de la ley puede llevarte a  cárcel – hasta 3 años de prisión.

Si quieres conquistar el mundo el email marketing puede ser un gran aliado, pero antes de empezar tu conquista, no dejes de revisar la legislación internacional. El no cumplimiento de la leyes, pueden hacer que no conquistes nada.


Share this article

Suyan Castelo Branco
Suyan Castelo Branco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la newsletter
Suscríbete a la newsletter